Apostoles, Sunday 9 de February de 2020

Mónica López está destrozada, no entiende tanta agresividad contra su hijo y pide justicia y «que vayan presos todos los responsables de la golpiza». Dijo que fueron unos «20 jóvenes que participaron del ataque».

A tres semanas del asesinato de Fernando Báez Sosa en Villa Gesell, a manos de un grupo cobarde de rugbiers, este domingo la apacible ciudad de Apóstoles se vio conmocionada por el feroz ataque de una patota de varios jóvenes a un menor de 17 años a la salida de un boliche, quién lucha por su vida ahora en el Hospital Escuela, Dr. Ramón Madariaga.

 

Misiones OnLine entrevistó en forma exclusiva al Mónica Graciela López, madre de Valentín, en el sector de Emergencias del Hospital Escuela, luego de que realizara la segunda visita en el día de su hijo internado en terapia intensiva, con graves lesiones en distintas partes de su cuerpo

El caso de Valentín Monzón tiene varias similitudes con el crimen de Fernando Báez Sosa: ambos fueron atacados por una patota y con total saña, con total desprecio por la vida humana; los agresores en ambos casos tienen antecedentes de riñas callejeras y en boliches y se creen impunes después de cometer los ataques.

Mónica López está destrozada, no entiende tanta agresividad contra su hijo y pide justicia y «que vayan presos todos los responsables de la golpiza». Dijo que fueron unos «20 jóvenes que participaron del ataque».

«No entiendo tanta injusticia», manifestó López, al tiempo que denunció la inacción de «los policías que hacían adicional en el boliche Dominó y que no actuaron cuando vieron que le estaban pegando a Valentín».

 

Expresó su congoja, tras ver a su hijo en la cama del Hospital. «No sabe lo que pasó, desvaría por los golpes que recibió en la cabeza. Tiene fractura de cráneo, le rompieron el brazo derecho en tres partes, le destrozaron el maxilar y le sacaron varios dientes, además tiene dolores en las costillas porque no puede respirar y despides sangre por la nariz y el oído», manifestó.

Mónica López aseguró que varios amigos y amigas, y la hermana de Valentín vieron el ataque y «pueden identificar a los agresores», como así también que hay cámaras de seguridad en esta zona comercial de Apóstoles que registraron el ataque.

Anunció que tanto su hija como los amigos de Valentín están dispuestos a salir como testigos. Algunos de ellos ya declararon este domingo en sede policial, mientras que otros montan guardia en el sector de Emergencias del Hospital Escuela, rezando por la recuperación de Valentín Maximiliano Monzón.

 

El ataque por la patota

 

El hecho ocurrió esta madrugada a las 5:30 horas en la esquina Sarmiento y Alvear, cerca del boliche Dominó, cuando un grupo de inadaptados comenzaron una  descomunal gresca en la calle, ubicado en el centro de la ciudad.

Cuando se producía la pelea fue atacado una menor de 17 años que había salido del local bailable con unos amigos. Cuando Mozón ve que la manada se le viene, comienza a correr, pero un integrante del grupo le alcanza a pegar con un ladrillo en la cabeza. Valentín Maximiliano cae al piso y los agresores comienzan a golpearlo hasta dejarlo inconsciente, tras lo cual se dan a la fuga.

 

Los amigos de Monzón llaman a la ambulancia y se lo trasladó primero la hospital local y luego al nosocomio central  de Posadas. Mónica Graciela López, madre del menor atacado, relató los sucedido con su hijo y se  mostró consternada por lo ocurrido y las graves lesiones que sufrió el menor.

 

La Policía detuvo a cuatro jóvenes

 

Tras conocerse el hecho, desde la unidad Regional VII de Policía de Apóstoles, se montó un amplio operativo para dar con los responsables de la agresión a Valentín Maximiliano  Monzón.

Rápidamente efectivos policiales iniciaron la búsqueda de los agresores con los datos aportados por los vecinos y el padre de la víctima, logrando establecer que todos residirían en el Barrio 200 Viviendas de la capital Nacional de la Yerba Mate.

 

En las primeras horas de la tarde la policía logra la detención de cuatro de los protagonistas de la descomunal gresca.

Efectivos de la División Comando Radioeléctrico precedieron a la detención en la vía púbica de los supuestos agresores de Monzón, quienes fueron identificados como Pablo C., de 19 años, Marcos R., alias Topo de 19 años, Franco L., de 18 años y un menor de 17 años.

Por disposición del magistrado interviniente Juzgado de Instrucción; se dispuso que se notifique motivo detención a los mayores de edad y sean puesto a disposición del magistrado para su juzgamiento.

El juez Correccional y de Menores N° 2 de Posadas, determinó que al menor de edad, se le notifique motivo de detención y se notifique a los progenitores que será alojado en la Unidad Penal IV Posadas.
Aún siguen siendo buscado intensamente por la Policía, ootros dos de los jóvenes involucrados identificados como Pablo B. y a quien se conoce con el alias de Polaco.